Minoxidil

El Minoxidil y su origen terapéutico

El Minoxidil es un tratamiento dirigido a frenar la caída del cabello. El uso más común se establece para los casos de alopecia androgénica. Al tiempo, se usa como fórmula para estimular el crecimiento del cabello existente. En su origen, se trataba de un tratamiento destinado a la hipertensión. Esto se explica en el hecho de que la función que realiza el compuesto que lo forma es vasodilatador. Es, en realidad, la observación de un efecto secundario de su utilización lo que hace considerar su posible utilidad en el cuidado del cabello.

 Minoxidil

Ese efecto era una disminución del ritmo con el que se producía la caída del cabello en sus usuarios. Igualmente, estos experimentaban un engrosamiento de aquellos cabellos con los que contaban.

En principio, la explicación se enfocaba por una posible mejora de la irrigación de sangre por su carácter vasodilatador. Sin embargo, actualmente se sabe que la irrigación sanguínea no tiene una intervención decisiva en la pérdida de pelo.

Aun así, en los inicios de los 90 empieza a comercializarse como una loción para paliar la caída del cabello. Se inicia con una concentración del producto limitada a un 2%. Posteriormente, se considera un aumento de la dosis a un 5%. En principio, solo se contempla como una fórmula para luchar contra los efectos de la alopecia androgénica en los hombres.

En la actualidad, el uso del Minoxidil se ha extendido también a las mujeres, en esos casos de alopecia androgenética.

Funcionamiento del Minoxidil

Los efectos y las funciones del Minoxidil se comprueban a partir de un aumento de los niveles de óxido nítrico. Este incremento es perceptible en el análisis de la sangre procedente del cuero cabelludo. Al mismo tiempo, su aplicación conllevaría una estimulación del potasio presente en las células. No obstante, el tratamiento con el compuesto se contempla a largo plazo. Eso implica que, en ocasiones, incluso haya que esperar a un año para ver algún efecto relevante.

El uso de este producto se ha demostrado con más eficacia en algunas zonas concretas, como la coronilla. Sin embargo, su utilidad ha mostrado ser más bien escasa en las entradas de la cabellera. La explicación radica en que el Minoxidil, en realidad no hace que crezca pelo nuevo. Más bien, lo que hace es estimular los bulbos capilares y los cabellos que aún queden.

 Minoxidil

Donde esos bulbos hayan perdido su actividad de forma definitiva, el pelo ya no volverá a crecer. Lo que ocurre realmente es que, si los pelos se encuentran débiles y finos, consiguen aumentar su grosor. Se produce así un aumento de densidad que puede conducir a la sensación ficticia de nuevo crecimiento. Sin embargo, para que nadie se lleve a engaños, el Minoxidil no es un producto destinado a curar la calvicie. Su función es mantener lo mejor posible lo que queda, en modo alguno hacer que crezca más.

Para quién está indicado el producto

La alopecia puede responder a una tipología de carácter muy variado. A decir verdad, los éxitos demostrables alcanzados con este producto se circunscriben a una esfera limitada. Es decir, ante esta circunstancia concreta, los antecedentes y reacciones de cada persona son muy diferentes.

 Minoxidil
Eso redunda en que el Minoxidil funcione en algunos casos, mientras que en otros no llegue a ser perceptible. Por lo demás, es muy importante la fase en la que se comience con el tratamiento, para obtener resultados. Si se ha perdido mucho pelo cuando se inicia, los efectos serán más escasos. Ante esto, siempre hay que recordar que el Minoxidil no hace crecer ningún tipo de pelo nuevo.
 Minoxidil

Esta circunstancia provoca que la utilización sea preferible en personas que aún no hayan llegado a los 40 años. Es decir, afrontar el tratamiento cuando la pérdida de cabello sea lo más reciente posible.

Ante los diferentes tipos de alopecia posibles, el diagnóstico profesional llevado a cabo por un dermatólogo es lo más acertado. Por ejemplo, si se obviara la presencia de dermatitis seborreica y lo utilizáramos, podríamos generar un problema al respecto. Esto es, el producto podría potenciar esa patología específica de una forma indeseada. Igualmente, existe una contraindicación importante en pacientes con cierta hipersensibilidad o ante la presencia de complicaciones de tipo cardiaco.

Aplicación del Minoxidil y precauciones inherentes

El Minoxidil es un producto indicado solamente para su uso externo. Por eso, suele encontrarse en forma de espuma o de pulverizador para su aplicación directa sobre el cuero cabelludo. Se deben evitar cuidadosamente otras zonas del cuerpo, especialmente los ojos y lugares con la piel más sensible. De hecho, una aplicación que pudiera sobrepasar esa superficie concreta podría ser la causa de reacciones adversas. Además, debe procurarse que tanto el cuero cabelludo como el cabello estén secos, eliminando la humedad de los mismos.

En relación con la aplicación, hay que seguir una observancia muy estricta de las instrucciones e indicaciones médicas. Debe evitarse el incumplimiento de la dosis prescrita, tanto por exceso como por defecto. Si no se llega a esta dosis, su aplicación será infructuosa, pues no se alcanzarán los resultados deseados. Si se sobrepasa, conlleva el riego de efectos secundarios indeseados y no aumenta el crecimiento ni lo hace más rápido.

El uso del Minoxidil debería estar supervisado por un médico para evitar algún problema. Ese control es más necesario si se toman ciertos medicamentos para la hipertensión o vitaminas. Igualmente, debe tenerse cuidado si se sufren enfermedades hepáticas, de corazón o de riñón.

 Minoxidil

Las precauciones son especiales en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. Además, el producto crea hipersensibilidad a la luz solar. Esto implica evitar la exposición prolongada y cubrir en lo posible la piel, usando gafas de sol. Así, es posible que la exposición solar provoque una serie de manchas, de difícil solución.

Los efectos secundarios y las contraindicaciones

El uso del Minoxidil suele provocar de forma habitual efecto inicial, que siempre resulta muy preocupante para las mujeres. Se trata de una caída del cabello en las primeras 4-8 semanas de tratamiento. En realidad, es lo que se denomina shedding (muda) y no es síntoma necesariamente de que ocurra algo negativo.

 Minoxidil

Se produce porque la activación de los folículos pilosos hace que los nuevos pelos empujen a los anteriores. Eso provoca una pérdida de los cabellos que antes estaban visibles, que para algunas personas resulta alarmante.

No obstante, Minoxidil cuenta con otra serie de efectos secundarios no deseados y preocupantes. El principal es el crecimiento de pelo en zonas no deseadas, como el rostro, la frente o el pecho. Se da la circunstancia de que estos efectos se presentan, especialmente, en las mujeres que tienen la piel oscura.

La lista de contraindicaciones de este medicamento también es amplia. En este sentido, pueden presentarse casos de dolores en el pecho y aceleraciones irregulares del ritmo cardiaco. Igualmente, puede percibirse una cierta dificultad respiratoria, en especial en el momento de acostarse.

 Minoxidil

La alergia a cualquiera de los principios activos en el Minoxidil puede producir inflamaciones generalizadas, picores, sequedad, descamación, irritaciones diversas. Además, hay que tener especial cuidado con la posibilidad de incurrir en algún tipo de sobredosis, por exceso. Algunos de los síntomas se han mostrado en forma de zumbidos en los oídos e inflamaciones en las extremidades. También es posible que se registre un cierto aumento de peso del paciente.

Duración del tratamiento

Para hablar en términos estrictos, se puede asegurar que el tratamiento con este compuesto debería de durar toda la vida. Esto se explica porque, para conservar el cabello, hay que seguir usando el producto. Con que se produzca una pausa de más de 15 días ya supone perder algo de lo ganado. A la larga, meses después de suspendido el tratamiento, la mayor parte del pelo nuevo se habrá perdido.

Además, resulta recomendable su combinación con otros medicamentos. Así se potenciaría su actuación. Uno de esos medicamentos es la Finasterida. En cualquier caso, aunque Minoxidil se puede adquirir sin prescripción médica, es prácticamente imprescindible consultar con un médico. Especialmente si se va a combinar con otros medicamentos y para evitar los efectos secundarios y contraindicaciones ya comentados.

Alternativas al Minoxidil

Las alternativas eficaces existen para todas aquellas personas que quieren un cuidado del cabello sano y sin efectos secundarios. Como resultado de un trabajo de investigación científica, absolutamente riguroso, ferrann.com ofrece el Super Regen. Este tratamiento está absolutamente libre de Minoxidil en su formulación. Su elaboración responde en un 100% a la utilización de productos orgánicos totalmente naturales, sin ningún químico añadido. Su eficacia está demostrada para contribuir de forma natural al cuidado del cabello y evitar muchos problemas capilares.

Los componentes naturales de Super Regen actúan de forma directa sobre el mismo cuero cabelludo. Así, consiguen una nutrición del pelo que surge desde la misma raíz, redundando también en un equilibrio del pH. Su eficacia es tal que contribuye a frenar la caída del cabello en un corto plazo de tiempo.

 Minoxidil

El producto provoca la aceleración del proceso de crecimiento capilar, contribuyendo a revitalizar las puntas. Igualmente, el propio cuero cabelludo experimenta de forma visible los beneficios inherentes al Super Regen. Esto es así, porque repara el microbioma capilar, devolviendo a la piel un aspecto más sano.

La utilización de Super Regen constituye un proceso muy sencillo. Si se usa en su formato de espray, bastará con pulverizar sobre las raíces del cabello y masajear suavemente. Si se opta por el Super Regen Shampoo se utilizará como parte habitual de la higiene y cuidado del cabello. Los resultados son visibles, palpables y duraderos, y no tendrá que preocuparse por ningún tipo de efecto secundario perjudicial.