Todo lo que quieres saber sobre los tipos de cabello y su cuidado

Todo lo que quieres saber sobre los tipos de cabello y su cuidado

tipos de cabello

El cabello forma parte de ti

Esto parece una verdad de Perogrullo, pero no siempre la tenemos en cuenta. El cabello es parte de nuestro organismo, con sus funciones propias de protección. También es un aporte a la belleza personal, definiendo nuestra forma de ser y cuidarnos: es parte de nuestra imagen. Por estos dos motivos podemos bien aprender algo sobre él y comenzar a tratarlo como se merece. En los siguientes párrafos conoceremos su anatomía, su crecimiento, los tipos de cabello que se conocen y las mejores maneras de cuidarlo. Esta cuestión afecta a la propia imagen y la salud.

Ten bien en cuenta esta verdad: que el pelo es parte de tu cuerpo, y prepárate a mimarlo y valorarlo como nunca antes hiciste. Damos por supuesto que siempre estará ahí y seguirá creciendo, pero la realidad es que le afectan nuestra cuitas interiores, nuestro estilo de vida y el ambiente en el que nos movemos. ¿Estás dispuesta a saber más sobre tu cabello? ¿Quieres encontrar novedades y soluciones efectivas a tus problemas capilares? ¿Buscas un producto que te ayude y sea respetuoso con tu pelo? ¿Quieres artículos donde la fabricación con elementos naturales esté asegurada? Bien. No perdamos más tiempo y respondamos a todas tus preguntas.

¿Qué es el cabello?

El cabello es un filamento flexible, formado por queratina, que crece oblicuo a la piel. Nace en un folículo denominado piloso, situado en la hipodermis. Aquí se encuentra su raíz. Esta es la parte más gruesa del cabello. Crece, expandiéndose por encima de la piel, y denominándose esta parte tallo. Su dureza es mayor que la de la piel debido al apelotonamiento de las células queratinizadas. Como puedes comprobar, el pelo es más que "células muertas", frase popular que no es totalmente cierta. Atendiendo a ciertas características tendremos los diversos tipos de cabello que, a continuación, veremos.

¿Sabías que tu cabello sigue un ciclo de crecimiento? Se conoce como ciclo piloso y va desde la aparición y desarrollo de la raíz hasta el progresivo adelgazamiento de la misma y caída del pelo. Antes de la caída comienza el desarrollo de un nuevo pelo. Y cada uno sigue su ciclo, independientemente de la fase en que se encuentre su vecino. En la cabeza hay como un millón de ellos, y cada uno sigue el proceso de forma independiente. Su progresión normal depende de factores como la salud de la persona y el ambiente donde viva de forma continua. Con sencillos trucos puedes favorecer este crecimiento.

tipos de cabello

Tipos de cabello: principales parámetros a tener en cuenta

En esta sección reseñaremos las principales divisiones que se establecen hoy en día. Al final, asumiremos una sola para desarrollarla, concretando ayudas para el cuidado capilar. Una segunda división asumida, brevemente, nos ayudará a cubrir todo el rango de posibilidades.

1. Atendiendo a su estructura:
- Liso, lacio: propio de los orientales, forma folicular circular en ángulo recto respecto a la piel.
- Ondulado: propio del tipo caucásico, folículo oval orientado en ángulo agudo.
- Rizado: propio de la raza negra, folículo elíptico y orientación paralela a la epidermis.

2. Atendiendo a la emulsión epicutánea:
- Normal: emisión sebácea equilibrada, aspecto capilar brillante y suave, suelto.
- Seco: emisión escasa, aspecto quebradizo y sin vida.
- Graso: emisión abundante, aspecto pegajoso y apelmazado.

3. Atendiendo al grosor:
- Delgado: frágil, fácil de manipular y peinar, pero también con más posibilidades de dañarlo.
- Mediano: dureza intermedia, textura que permite una manipulación sencilla y cotidiana, con bastante aguante.
- Grueso: muy resistente, con gran volumen.

4. Atendiendo a la edad, los tipos de cabello que tenemos son:
- Pelusa: propio de los bebés.
- Cabello normal.
- Canas: cabello sin melanina.

5. Atendiendo a los tratamientos:
- Teñidos.
- Reflejos.
- Alisados.
- Extensiones.
- Permanente.
Se complementaría la división, fuera de lista, teniendo en cuenta la posibilidad de usar pelucas (con pelo natural o artificial) y el pelo al natural, sin tratamientos.

tipos de cabello

La emulsión sebácea y los tratamientos son nuestras claves

Como advertimos antes, nos quedaremos con una división para presentar los debidos cuidados. También tendremos en cuenta, de forma transversal, otra para cubrir todo el rango de posibilidades. La división de tipos de cabella elegida es la segunda, la conformada a partir de la emulsión epicutánea. ¿Por qué? Porque es la más común y la más popularizada. Es, también, en la que se suelen fijar los especialistas para recomendar este o aquel producto. Incluso condiciona los remedios que están a la venta en muchas tiendas. Quedémonos, entonces, con que hay tres tipos de cabello: normal, seco y graso. Los reconocerás por su apariencia: brillante, apagado, pegajoso.

Complementariamente, tengamos en cuenta los tratamientos. ¿Por qué? Porque modifican el estado de la melena. Uno agresivo puede resecarlo, uno adverso puede estimular la producción de sebo (grasa), uno personalizado ayuda al crecimiento y vitalidad de un pelo manejable, vivo y con cuerpo (volumen). Es por ello que tenemos en cuenta, secundariamente, esta división.

El cabello normal

El pelo se presenta vivo, brillante y suelto, con una caída normal y muchas posibilidades de peinado y tratamientos. Cómo no, cuidarlo es básico para mantenerlo así. Lo mejor es atender a un cuidado general y unas sencillas normas. Comenzamos con una vida activa y saludable. El cuidado del pelo pasa por el cuidado de la salud en general. Un moderado ejercicio, a poder al aire libre, junto a una dieta rica y equilibrada, son factores de gran ayuda para un pelo vivo y brillante. Su lavado dependerá de ese ejercicio y del ambiente donde vives: a mayor sudoración y contaminación, más lavados. Procura que sean con agua templada, masajeando firmemente el cuero cabelludo y aplicando semanalmente algún acondicionador y una mascarilla hidratante.

Péinalo siempre sin tirones y sin excesivos pases, manteniendo en todo caso la trayectoria raíz-puntas. Si hace falta, separa primero con los dedos. Busca tratamientos que ayuden a hidratar y nutrir el cuero cabelludo. Cada tres o cuatro meses repasa las puntas.

tipos de cabello

El cabello seco

Dentro de los tipos de cabello, el seco es un pelo quebradizo, como de paja seca, con tendencia a la caída. Se le ve falto de vigor y brillo. Y es que el cuero cabelludo sufre una falta de sebo. Ten en cuenta que esta grasa natural es muy necesaria y lo que buscamos es un equilibrio, no la eliminación. Cuando el cuerpo no la produce hay que buscar el origen para solucionarlo. Nunca mejor dicho, atajando el problema de raíz. Porque allí está la clave para recuperar el pelo. Consulta con un especialista. Revisa tu estilo de vida y alimentación. Ten en cuenta dormir las horas necesarias y si algún problema te provoca un estrés superior al cotidiano. Recuerda hidratarte generosamente y no olvides protegerte del sol. Infórmate de la calidad del aire de tu ciudad y observa si hay cambios en tu pelo cuando cambias de lugar.

El cabello seco suele precisar paciencia, nutrientes y una correcta hidratación. Consulta a un especialista si ves que el mal no remite. Olvídate de planchas y tratamientos con químicos que solo empeorarían el cuadro. Busca productos naturales, como los del catálogo Ferrann y sigue sus consejos profesionales.

El cabello graso

Al otro lado del espectro se encuentra el exceso de sebo. Lo cual conlleva un pelo apelmazado, brillante, de aspecto acuoso y húmedo, pegajoso. Las glándulas sebáceas están sobreestimuladas y su producción sebácea descontrolada. Una vez más, consulta con un médico que dé un diagnóstico fiable y certero. Dar con el origen de la causa es la forma más sencilla de atajarla y no perder tiempo ni pelo en tratamientos dudosos o equivocados. Las causas pueden ser naturales, por genética, o debidas a mala alimentación o mal uso de productos para la melena. De no ser ninguna de ella, cabe la posibilidad de un desajuste hormonal o una enfermedad en curso. Muchas posibilidades, ¿no crees? Hay que definir la que te afecta y aplicar el mejor tratamiento.

De buenas a primeras, prueba a revisar la alimentación y tu estado anímico y emocional. Repasa los artículos de higiene capilar por si hay algún elemento reactivo negativo. Entérate de posibles antecedentes familiares. Tenemos un artículo en nuestro blog que te dará más claves de actuación.

Ferrann te cuida y vivifica tu cabello

Hemos repasado los distintos tipos de cabello y llegado a la conclusión que un buen pelo necesita hidratación, limpieza y nutrición. Ferrann oferta dos productos que reaniman tu pelo y le dan volumen y fortaleza. Sus tratamientos actúan desde la raíz, tonificando y alimentando. Estimulan el crecimiento capilar y limpian los folículos para un desarrollo normal del tu melena. Sirven para uso cotidiano y como reparadores específicos de pelo maltratado. ¡Luce una cabellera sana y brillante!

tipos de cabello

Leave a Comment